Saltar al contenido

Cómo viajar a Brujas

como viajar a brujas

Brujas es una ciudad belga situada al noroeste del país, a poco más de 90 km. de Bruselas, la capital. Junto con Gante es una de los detinos favoritos dentro del país. Cuenta con poco más de cien mil habitantes, es decir, es más o menos del tamaño de Girona y seguremente su tamaño es lo que le da ese encanto tan característico. Si quieres saber cómo viajar a Brujas, cuándo es la mejor época para hacerlo o qué no te puedes perder, ¡estás de suerte! Descúbrelo todo aquí y, en cuanto llegues, ¡comprobarás por ti mismo por qué su fama le precede!

Cómo llegar a Brujas

Brujas no tiene aeropuerto pero, gracias a su proximidad a Bruselas, se puede llegar en seguida a la ciudad desde la capital belga. La conexión ferroviaria es muy buena y conecta ambas ciudades desde primera hora de la mañana. Si reservas tu billete con tiempo puedes comprarlo por 30€ y en poco más de una hora habrás llegado a la ciudad. Los trenes salen desde Bruselas-Midi, la estación de Bruselas Sur, así que tendrás que desplazarte hasta allí.

No obstante, si quieres ir desde el aeropuerto, tampoco hay problema. Si vuelas al aeropuerto de Bruselas (Zavertem) y no quieres desplazarte hasta la ciudad sino que quieres ir directamente a Brujas, puedes hacerlo gracias al tren que une el aeropuerto y Brujas. No obstante, si viajas al aeropuerto de Charleroi sí tendrás que desplazarte a la estación Sur de la capital.

Frente al tres, otra de las alternativas es el autobús y, aunque el viaje es un poco más largo, también es más económico. Los horarios de autobús Bruselas-Brujas son menos extensos y suelen durar en torno a las dos horas. A la hora de decidir entre una cosa o la otra tendrás que fijarte en los horarios y en el precio.

La tercera opción es por carretera. Ambas ciudades están muy bien conectadas así que, si quieres viajar a Brujas y luego desplazarte a otras ciudades belgas proximas, la mejor elección es el coche. Hay diferentes compañías de alquiler de coches que te permitirán contratar su servicio por días.

Cuándo viajar, el tiempo en Brujas

El clima de Brujas durante el invierno no es muy frío por su proximidad al mar y los veranos, como está al norte, suelen ser frescos. Por lo que respecta a las precipitaciones, suele llover todo el año, sobre todo en octubre, noviembre y diciembre.

Cuando más bonita está la ciudad y más se puede disfrutar de la vida en la calle es durante los meses de primavera y verano, así que la mejor época para visitar Brujas es desde abril hasta septiembre. Además, si vives en España, seguramente quieras huir del tormentoso calor de verano y Brujas es un buen lugar para ir, pues las máximas oscilan en torno a los 21ºC y las mínimas no son inferiores a los 11ºC.

Imprescindibles de la ciudad, ¿qué ver en Brujas?

En 1998 el Beguinaje de Brujas recibió la condecoración de Patrimonio de la Humanidad, un año después se sumó el Campanario y en el año 2000 todo el centro de la ciudad recibió esta distinción. Una de las mejores maneras de conocer todo esto y dejarse llevar por el encanto de la ciudad es paseando de noche pero, ¿qué ver en Brujas? Una de las paradas imprescindibles de cualquier guía es el Groeningemuseum donde podrás conocer la historia del arte belga. No obstante, más allá de las típicas visitas turísticas, lo que no te puedes perder es:

  1. El barrio de Santa Ana y San Gil: son las zonas más tranquilas de Brujas y, aunque están alejados del centro, también hay mucho que descubrir. Podrás ver los tradicionales molinos de viento de la ciudad y el bar más antiguo de Brujas, el Herberg Vlissinghe.
  2. Museo de las patatas fritas (Frietmuseum): este museo cuenta la historia de un alimento imprescindible en cualquier dieta, la patata, y de su forma de cocción más famosa, las patatas fritas. También se explica todo un abanico de salsas. La entrada cuesta 7€ para los adultos y enseñándola las patatas salen 0’4€ más baratas.
  3. Museo de la cerveza (Brugs Biermuseum): aquí vas a poder conocer todos los ingredientes de la cerveza, su proceso de fermentación, la cerveza típica de Brujas… ¡Y muchas cosas más! Además, ¡es apto para los más pequeños! Con el Kids Tour conocerán la historia del Osito de Brujas.

Por último, ten en cuenta antes de visitar cualquiera de los museos que, aunque la mayoría de ellos abren todos los días del año, el horario varía según si son festivos o laborables. Y dicho esto, ahora que ya sabes cómo viajar a Brujas, ¿a qué estás esperando? ¡Te encantará!