Saltar al contenido

Cómo Viajar a Gante

como viajar a Gante

Gante es una ciudad belga de unos 300.000 habitantes y se encuentra a poco más de una hora de Bruselas, la capital del país. Aunque la ciudad no cuenta con aeropuerto propio es muy fácil llegar hasta allí porque está muy bien conectada por carretera y por ferrocarril. Muchos viajeros se preguntan si vale la pena visitar Gante o Brujas así que aquí te dejamos las claves para que puedas decicir. Aunque te recomendamos que no pierdas ninguna de las dos. Si quieres descubrir cómo viajar a Gante de la manera más fácil, rápida y barata, presta atención. ¡En Comoviajar.pro te lo explicamos!

Cómo llegar a Gante

Como ya hemos mencionado Gante no cuenta con aeropuerto propio así que lo más cómodo es viajar al aeropuerto Zaventem de Bruselas y, una vez allí, desplazarse hasta la ciudad. Hay dos opciones para llegar a Gante:

  • Viajar a Gante por carretera: la ciudad se encuentra entre la autopista E17 y E40 y es muy fácil conducir hasta allí así que, si quieres, puedes alquilar un coche en el aeropuerto. No obstante, si lo prefieres, también puedes ir en autobús. El trayecto dura una hora y media y el precio del billete es de 5€.
  • Llegar a Gante en tren: aunque el precio del ticket en tren es un poco más caro (en torno a los 9€), el viaje también es más rápido. ¡En tan solo media hora estarás en la ciudad! Además, el horario de trenes es mucho más amplio que el de buses.

Imprescindible de la ciudad. Qué ver en Gante

Una vez en la ciudad la siguiente pregunta es: ¿qué ver en Gante? Además del típico paseo por el centro y la casi obligatoria visita a la plaza Korenmarkt que cualquier guía recomienda, no te puedes ir sin:

  • Subir a la torre Belfort: Gante tiene tres torres pero, sin duda, la torre Belfort es una de las más espectaculares. Con sus 91 metros de altura es uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad (junto con la torre de la Catedral de San Bavón y la torre de la Iglesia de San Nicolás). Te recomendamos que subas a la torre Belfort porque las vistas desde allí son únicas, ¡valdrá la pena subir sus escaleras de caracol!
  • Descubre la ciudad de otro modo, en barco: el de Gante fue uno de los puertos fluviales más importantes de Flandes y, para conocerlo a fondo, la mejor opción es la de sacarse un billete de barco. Los embarcaderos de las calles Graslei y Korenlei son los más conocidos y el precio de un billete es de 7€ por pasajero. Además, si llueve o hace frío no tienes de qué preocuparte porque hay zonas cubiertas y también disponen de mantas.
  • Abadía de San Bavón: se encuentra situada a las afueras de la ciudad vieja y solo tendrás que andar quince minutos desde la catedral para llegar hasta la zona. Las puertas de este espacio en ruinas se abren los fines de semana por la tarde y, como dato curioso, su entrada se llama Spanjardstraat (Calle de los españoles). La razón que explica este nombre es que los españoles que llegaron a Flandes a luchar durante el mandato de Carlos V (hijo de Juana de Castilla, conocida popularmente como Juana la Loca, y de Felipe el Hermoso) establecieron ahí su campamento base, esto también explica que actualmente esté en ruinas. Ya hemos mencionado cuándo se abren las puertas, pero no hemos expuesto quién las abre. Son los propios vecinos quienes enseñan la zona los fines de semana, pues disponen de las llaves del lugar.

Cabe destacar la estrecha relación de Gante con la historia española e incluso el propio Carlos V nació allí. Hay quienes dicen  que si la cultura del terraceo es tan habitual en torno a la plaza Korenmarkt es precisamente gracias a la mezcla de ambas culturas.

Como ves, la ciudad es muy pequeña y basta con estar allí dos días para conocerla por completo. Si quieres aprovechar tu viaje a Bélgica puedes desplazarte después a Brujas y decidir por ti mismo qué ciudad te gusta más. Unos dicen que Gante es más bonita y otros que Brujas es más bella, ¡son las dos joyas de la corona! Y dicho esto, ¿a qué estás esperando? Reserva tu billete de avión y decide cómo vas a llegar a Gante después, ¡en cuanto estés en la ciudad entenderás por qué todo el mundo habla de ella!